divendres, 21 de juliol de 2017

La reanudación del conflicto en el Kurdistán turco ya ha costado unas 3.000 vidas

International Crisis Group ha realizado un exhaustivo, y relativamente neutral, informe sobre la reanudación del conflicto a raíz de la ruptura unilateral por parte del gobierno turco del proceso de paz.

Más muertos que en la última fase del conflicto

Hasta 2.981 personas han muerto en esta fase, un número mucho más alto que en la última reanudación de la guerra (julio 2011 a diciembre de 2012). En aquella etapa murieron cerca de un millar de personas hasta que R.T. Erdogan el 28 de diciembre de 2012 anunció el inicio del "proceso de solución". El propio Erdogan anunciaba la ruptura de la tregua por parte turca, el 24 de julio de 2015. Cuatro días antes un supuesto atentado del Estado Islámico (IS) mataba 33 jóvenes socialistas opositores a Erdogan. Aquella fue la excusa utilizada perl gobierno de Ankara ... aunque IS nunca reivindicó la acción y todo apunta a que fueron los propios servicios secretos de Erdogan quienes la organizaron para tener un pretexto.

La cuadratura del círculo de Erdogan

Este debía servir para reanudar la guerra con el Partiya Karkeren Kurdistan (Partido de los Trabajadores de Kurdistán, PKK) y, a la larga, intervenir en Siria para evitar la unión de los cantones del Kurdistán sirio, afines al PKK. Para lograrlo había que romper la resistencia de parte del estamento militar turco a entrar al lodazal sirio. Para ello Erdogan hizo una purga previa con el pretexto del supuesto golpe de estado del 15 de julio de 2016. Menos de un mes después, el 24 de agosto de 2016, Erdogan entraba a Siria por Jarablus. Cuadratura del círculo.

El conflicto, sin embargo, tiene un coste muy alto para las arcas turcas. El primer ministro turco Binali Yıldırım, anunció una inversión "de desarrollo" para las "provincias del este y el sureste", eufemismo para referirse al Kurdistán del norte. Espera invertir 1.400 millones de dólares (1.240 millones de €).

Las terribles cifras

El coste de vidas, sin embargo, es más alto para la resistencia nacional kurda. Según ICG han muerto 1.378 militantes del PKK o bien organizaciones afines a la resistencia. En diciembre de 2015 murieron 6 miembros del PKK, 13 de enero, en febrero 23 y en marzo 79. Hay que sumar, además, 219 jóvenes kurdos (16 a 35 años) en zonas urbanas. Estos han sido asesinados impunemente por las fuerzas de ocupación turcas o bien en acciones de resistencia sobre todo en los estados de sitio en Sirnak, Sur o Nusaybin (febrero a mayo de 2016). La parte turca también ha sufrido 976 víctimas mortales cifra que Erdogan intenta esconder, por ejemplo, no haciendo públicos los funerales. Los muertos turcos caen en la ignominia. Finalmente hay 408 civiles asesinados en el conflicto, la inmensa mayoría a manos de las fuerzas de Erdogan.

De las ciudades al campo y más extensión de territorio

Si en un primer momento el conflicto se reanudó en zonas urbanas, desde junio del año 2016 ha trasladado el epicentro al Kurdistán rural. El informe destaca también la nueva ofensiva de las alas armadas del PKK (HPG y YJA-Star) contra el AKP, partido islamista conservador de Erdogan, con 7 ataques por sorpresa en zonas urbanas contra dicho partido. Pero el grueso de los ataques de la resistencia, un 60%, son emboscadas con minas o bombas contra las 7.000 tropas auxiliares desplegadas por Erdogan. También contra los guardias civiles armados por Ankara. Entre abril y julio de este año han sido abatidos quince de una fuerza que ya supera los 50.000 miembros a sueldo del gobierno. Erdogan planea reclutar 25.000 más.

Territorialmente, aunque la mitad de los combates se localizaron en las regiones de Hakkari, Şırnak, Mardin y Diyarbakır, ICG destaca que el movimiento kurdo ha ensanchado las zonas de conflicto de forma notable los ocho últimos meses y también a la incursión turca el Kurdistán iraquí. ICG destaca que "la marginalización del movimiento político kurdo legal está legitimizar las vías de respuesta violentas".

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada