diumenge, 16 d’abril de 2017

Erdogan está hundiendo la economía turca

Se acumulan las malas noticias para la economía turca. Noticias directamente vinculadas a la pésima gestión del gobierno de R.T. Erdogan; más centrado en un expansionismo imperialista neo otomano y la imposición de la religión en la sociedad que del crecimiento económico. Según la publicación económica turca Para Analiz la inversión extranjera en Turquía se ha derrumbado en el mes de enero un 46,8%. Después de todo es normal: ¿invertiría usted en un estado donde, arbitrariamente, las empresas son expropiadas? Basta que el dedo de Erdogan señale una empresa o un banco, una escuela o un funcionario y le acuse de haber colaborado con el supuesto golpe que sólo hizo que fortalecer el propio Erdogan. Una vez señalada la entidad o persona, la primera es expropiada y la segunda despedida del trabajo en el mejor de los casos, o encarcelada en el peor.


Por todo ello, el sector bancario turco pasa por sus peores momentos. Moodys ha rebajado la calificación de hasta 14 entidades bancarias turcas. Las ha pasado de estables a negativas. El régimen de Erdogan se ha apresurado a acusar a la conspiración mundial de los hechos pero la economía no entiende mucho de conspiraciones y el dinero es miedoso. El dinero en Turquía, hoy, no tiene ninguna estabilidad. La lira turca lleva meses en un estado catatónico y se ha quedado sin valor en el mercado de divisas. Sólo un dato puede dar una visión clara de lo que está pasando y quién es el culpable.


Erdogan y su corte se han apropiado de 496 empresas turcas expropiándolas desde el golpe de estado. El nepotismo familiar, con su yerno al frente del ministerio de energía o su otro yerno al frente del monopolio Petrobras dejan poco margen a una economía que, en definitiva, será el barro que hunda el supuesto gigante Erdogan. Una farsa imperialista turca, genocida, islamista y autoritaria que olvida que, sin economía, la política cojea. O no.

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada