divendres, 2 de setembre de 2016

El nuevo curso escolar en Rojava

La transformación social de Rojava (Kurdistán de Siria), sea revolución, sea cambio, sea evolución, tiene su piedra angular en la educación. En el día a día, todas nos fijamos en los movimientos militares, las victorias, derrotas, muerte o proclamas políticas. Pero Rojava no sólo se está construyéndo en las trincheras. Es en las aulas dónde el movimiento kurdo de liberación quiere alzar su cambio social. La máxima es clara: la paz se construye en las escuelas.





Por ello se ha hecho un esfuerzo triple que dará resultado las próximas semanas con el inicio del curso. En primer lugar con nuevos libros de educación. Los Assad prohibieron cualquier lengua que no fuera el árabe. Tras 52 años de prohibición habrá libros en kurdo, ahora se enseña la lengua asiria, una variante del arameo perseguida por Assad padre tras su golpe de estado de 1970. También por Assad hijo tras ser nombrado a dedo por su padre golpista el año 2000. Ahora, trás los años oscuros, se estrenarán los primeros libros de ciencia en lengua kurda, concretamente el dialecto kurmanjí.




Obras de la nueva escuela de Kobanê

En segundo lugar se han levantado nuevas escuelas. Emblemáticamente en Kobanê, la ciudad destruida por el Estado Islámico entre septiembre de 2014 y enero de 2015. Escuelas en las que hemos colaborado a levantar desde KurdisCat con recogida de fondos.


 
 
 
Y finalmente se han formado más maestros y, sobretodo, maestras. A los 700 del cantón de Al Jazira se han unido ahora algunos centenares más. Como los que han cursado una formación integral en Tell Temir, para enseñar la lengua árabe. Profesoras y profesores que enseñaran siguiendo el modelo de Rojava que se implantó hace ya dos años. Sin memorización. Con un diálogo permanente maestra-alumna. Con la invitación a "los mayores" para que mantengan una sinergia constante, y de traspaso de conocimiento, al alumnado.


Cristina Torrent
@CrisTorrentMas

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada