dilluns, 26 de juny de 2017

Turquía corta el caudal del Éufrates para dejar el Kurdistán sirio sin agua

La situación es especialmente preocupante ante la llegada de 400.000 personas refugiadas que han sido acogidas en el Kurdistán sirio procedentes de Raqqa. Se únen a las más de 800.000 que ya habían llegado del resto de Siria huyendo de las zones bajo control del régimen o de la oposición pro turca. Los cortes de agua se producen desde febrero de este año y Global Research los ha calificado de "crimen contra la humanidad". Efectivamente violan la Convención del Agua de la Organización de las Naciones Unidas. La presa de Tishrin, al suroeste de Kobanê, ha quedado con un nivel que la hace prácticamente inoperativa y se ha restringido el suministro de energía.

La presa de Tabqa (1968), infraestructura vital que estuvo en manos del Estado Islámico durante más de dos años, ha caído a un nivel nunca visto en 17 años. Lo "curioso" es que Erdogan no modificó el caudal del Èufrates en ningún momento durante el control de los islamistas sobre las dos presas. En junio el nivel del río ha caído 5 metros y estan emergiendo cases que fueron cubiertas por el agua tres la construcción de una de las presas en 1999. 

0 comentaris:

Publica un comentari