dimecres, 7 d’octubre de 2015

Historias del Kurdistán - Rojava

Los nombres utilizados a continuación son inventados por razones de seguridad de las personas mencionadas.
Mujer de unos 50 años y madre de dos hijos: La conocimos en una de las casas donde nos acogieron antes de cruzar a Rojava. Una mujer muy amorosa y charlatana. Le gusta pintar cuadros. Pasamos largos momentos hablando sobre todo tipo de cosas. Tiene dos hijos. Uno de ellos murió combatiendo junto a la guerrilla del PKK en la montana de Qandil y el otro lleva cinco años en una desagradable y asquerosa prisión en Irán, no saben cuántos años de presidio le quedan, si es que le dejarán algún día en libertad, o si saldrá con vida; no sabe si volverá a verle nunca más. Nos muestra un cuaderno de fotos de amigxs y familiares suyxs. La gran mayoría han sido torturados, matados o están en alguna prisión en Irán. Tiene un sobrino y vive con ella. El es enérgico y juguetón. Nos pasamos el día jugando y riendo con él.
Alfredo, de unos 30 anos, es un hombre humilde, trabajador y concienciado sobre la causa y revolución kurda. Es organizador, junto con otras personas, de los nuevos programas educativos en las escuelas de todo el territorio de Rojava. Trabaja activamente para desarrollar el movimiento del confederalismo democrático y es miembro del Tev-Dem. Su padre y su hermana cayeron mártires en combate. En 2008, un año después de la creación del Tev-Dem, se unió para participar en él. Poco antes del inicio de la revolución se encontraba en una ciudad del centro de Siria, el régimen supo de su participación en este movimiento y fue a dar con él. Lo capturaron y lo torturaron durante 3 meses seguidos sin tregua. Lo golpearon y lo patearon violentamente hasta provocarle graves heridas sangrientas. Durante los 3 meses lo tuvieron atado y colgado por las muñecas, tocaba el suelo sólo de puntillas. Lleno de cortes y golpes, la sangre le derramaba por las piernas y formaba un charco debajo de sus pies. Siempre conectado, por la nuca, con unos electrodos que de vez en cuando producían descargas eléctricas. Tres veces al día, sólo durante media hora, lo desataban para comer. Más y más prisionerxs llegaban para ser torturadxs, y debido a la falta de espacio en la prisión finalmente lo dejaron en libertad. Pasó un año en Başur (Kurdistan Sur, "Iraq") donde recibió asistencia médica para curar sus heridas, y pudo volver a Rojava cuando empezó la revolución.
Diana, es una chica joven de poco menos de 20 anos, es la hermana pequeña de Alfredo. Alegre, risueña y sensible. Trabaja como periodista en ANHA, uno de los medios de comunicación de Rojava, donde cubre los aspectos de la guerra y la revolución. Sigue, con pensamiento crítico, las ideas de Abdullah Öcalan, y trabaja activa y enérgicamente para una sociedad mejor. Quiere viajar y descubrir mundo, y sueña con un mundo en donde las personas puedan vivir con amor, sin violencia, donde todas y todos seamos hermanas y hermanos y trabajemos juntxs para vivir en paz. Nos cuenta, con un rostro triste, como en este territorio la mano del ser humano ha destruido la naturaleza, los bosques, los ríos... y que debemos devolver lo que le hemos quitado, plantar árboles, concienciarnos más sobre cuestiones ecológicas y unirnos mas profundamente y nutrirnos de ella.
Antonio es un hombre de unos 50 años, muy carismático y alegre. Le encanta cantar y siempre nos deleita con alguno de sus maravillosos cantes. Osteópata y fisioterapeuta. De la ciudad de Qamişo decidió trasladarse a la zona pobre de Til Temir para ayudar a la gente con sus conocimientos en medicina y aportar algo de dinero. Quiso construir un horno de pan y una casa para recibir pacientes. El régimen siriano no lo acepto, pues quería mantener la población en un estado pobre para ser fácilmente controlada. El régimen le decía que tenía que haber alguna razón interesada en el hecho de querer ayudar a esas pobres personas, pero Antonio sólo les quería ayudar abriendo su corazón. Finalmente, soborno a algunos oficiales del régimen con algo de dinero y pudo empezar sus planes en la pequeña ciudad.
Arnaldo es un hombre de casi 40 anos, inteligente y educado social y politicamente. Amigable y sincero. Es doctor, especialista en medicina gastrointestinal. Ahora trabaja en el hospital de Til Temir recibiendo y tratando lxs heridxs de la guerra. Nos cuenta que, una vez termine la guerra, quiere organizarse para viajar a Alemania y terminar sus estudios, pues no pudo finalizarlos debido al inicio de la guerra. Cuando la guerra empezó en Til Temir él se encontraba en la capital siriana, Damasco. Para llegar a Til Temir tuvo que hacer un loco y largo viaje de 12 horas en un autobús que cruzaría el entero territorio siriano controlado por daesh. Él sabía lo que suponía. Mantuvo la calma durante todo el trayecto, y durante los controles de daesh, les decia que era veterinario, que trabajaba en un laboratorio, que era fisioterapeuta, siempre algo distinto, pero sin decir que era doctor, pues esto hubiese suponido que daesh lo hubiese forzado a trabajar y a tratar lxs heridxs de daesh.
Tomás es un hombre de avanzada edad, seguramente sobrepase los 60 anos. Combatió durante cuatro años en las filas de YPG desde el inicio de la guerra y desde hace un mes forma parte de la organizacion medica "Heyva Sor a Kurd" –Luna Roja Kurda-, la versión kurda de la Cruz Roja. Es un increible pintor, y nos muestra sus cuadros en fotos en su teléfono móvil. Pinturas reales y abstractas. El regimen siriano, antes del inicio de la guerra, lo capturó y lo torturó por ser kurdo. Lo golpearon y le arrancaron de cuajo cuatro muelas con unos alicates. De sus 150 obras sólo conserva una veintena, el resto fueron todas quemadas.
Juan es un hombre abierto y entendido. Profesor de kurdo y de inglés en la ciudad de Serêkaniyê. Él es kurdo, pero no aprendio su lengua hasta los treinta años, pues el régimen tenía prohibida la lengua, cultura y etnia kurda. Nos contaba como aprendió el kurdo: durante las noches, en una habitación con las luces, ventanas y persianas cerradas para no ser vistxs, y con cojines tapando las ventanas para evitar ser escuchadxs desde fuera. La única luz una vela. Las clases se desarrollaban con el profesor y un sólo alumno cada vez. Han pasado poco más de diez años desde que empezó a aprender kurdo, y su nivel es suficientemente avanzado como para enseñarlo, ahora tranquilamente, sin preocuparse ni tener miedo.
2 combatientes de YPJ se encuentran rodeadas de daesh cerca del rio de Til Temir. No saben nadar. Antes ser capturadas por daesh con una segura muerte con previas torturas y violaciones, deciden lanzarse al rio, y son arrastradas hasta el fondo debido a sus pesadas armillas llenas de municion. Mueren ahogadas.
Padre dulce, ha perdido dos hijas en la guerrilla, una se quedo rodeada de cientos de soldados turcos y terminada la munición, decidió hacerse explotar para no terminar el resto de su vida en una prisión turca. Lo que este padre remarca es el consejo que la madre de la chica había dado a sus hijas "mejor morir que terminar en sus sucias manos". El simpatiquísimo padre habla y habla y nos cuenta muchas cosas de la realidad kurda, de como muchxs kurdxs todavía no han comprendido a Öcalan, y de como la religión islámica comenzó desde sus orígenes matando y conquistando. Nos ha ofrecido una deliciosa y muy natural cena.
Fernando es un hombre muy dulce y sensible, apoya al PKK y no puede entrar nunca más en Turquía. Nos habla de sus cuatro años en una prisión turca con sonidos rítmicos, aburridos y repetitivos. Él, como muchxs otrxs tantxs, ha resistido y sigue creyendo que el Medio Oriente se puede cambiar.
La familia que nos invita a cenar Derbasie tiene un hijo que a los 15 años ha decidido unirse a YPG. Es una decisión personal y se siente la energía de esta decisión en la mirada orgullosa de la foto que nos muestran de él.
Un amable caballero comparte con nosotrxs su casa. Parece tener 50 años pero en realidad tiene 35 y camina perfectamente a pesar de haber perdido una pierna hace 18 años en una mina turca. Nos explica que la cabeza y el corazón permiten grandes milagros. Él trabaja incansablemente para esta revolución.
Los siete YPG caídos en la batalla hace unos días van a ser enterrados todos juntos en un pequeño cementerio en un pequeño pueblo, con dolor, pero con gran dignidad y gran entusiasmo de las familias y un pueblo que les da soporte. Todos son menores de 30 años.
Simón es un comandante de YPG, enérgico y sacrificado, siempre con una sonrisa en la cara. Cuando empezó la guerra en Til Temir, organizaron una operación contra daesh. Él y un compañero suyo conducían en un todoterreno cuando un disparo de un francotirador alcanzó la cabeza de su compañero provocando su muerte y un mortero impacto justo al lado del coche volcándolo casi al río. Simón consiguió salir del coche con algunas heridas, y a duras penas se refugió en un lugar seguro. Desde allí, observando la situación, descubrió la posición del francotirador, y se acercó para terminar con él.
Muchas personas siguen siendo pagadas por el régimen sirio. Algunas siguen con la labor que ejercían antes del inicio de la guerra y otras no. El régimen les proporciona un salario para tenerlas mental y físicamente ligadas a él y retrasar el desarrollo de la revolución.


Las grandes multinacionales, corporaciones y mentes dominantes de este planeta se encargaran de que el progreso y la revolución no se produzcan, creando guerra y devastación, individualismo y competitividad, controlando nuestras mentes con el capitalismo, el consumismo y el patriarcado. Mentiras, ignorancia, odio. Es necesario lanzar campañas de boicot y en contra de la producción de minas y armas de guerra, en contra de las grandes multinacionales que devastan el territorio y controlan la gente y nuestra salud y crear alternativas de autogestión, sanas y reales. Parece de locxs, pero el control, el dominio y la guerra son las más locas de todas, algunxs psicópatas las han creado des de hace décadas, han organizado un sistema inhumano que nos convierte a todxs en victimas y en carnicería de las guerras que fomentan, estamos bajo el baile de mentes diabólicas que nos están haciendo ir hacia la masacre.


EN CADA UNX DE NOSOTRXS EXISTE UN ENORME POTENCIAL DE AMOR, INTELIGENCIA Y CREATIVIDAD. PODEMOS DESARROLLARLO, HACERLO SALIR Y PONERLO A DISPOSICIÓN Y SERVICIO DE TODXS NOSOTRXS, UNIR Y COLECTIVIZAR TODA ESTA FUERZA, ENERGÍA Y VOLUNTAD, PONERLA EN PRÁCTICA Y DIRIGIRLA HACIA UN PLANETA SOLIDARIO, HACIA COMUNIDADES QUE SEPAN AUTOGESTIONARSE, PRODUCIR ALIMENTOS SANOS Y COMIDA ABUNDANTE, SALUD, CONOCIMIENTO, ARTE, MÚSICA, ACOGER, COMPARTIR Y COLABORAR, PODEMOS, INCLUSO ABOLIR EL DIOS DINERO COMO INSTITUCIÓN CENTRAL Y DE DOMINIO DEL MUNDO Y LAS PERSONAS Y ENCONTRAR Y CREAR VÍAS ECONÓMICAS ALTERNATIVAS PARA VIVIR SIN ÉL, SANAS Y AUTOGESTIONADAS. NUTRIRNOS DEL ESPÍRITU FEMENINO, QUE NOS LLEVA DE NUEVO A LA CULTURA DE LA MUJER Y A LA ABUNDANTE FERTILIDAD.
SI UNX SUEÑA SOLX ES SÓLO UN SUEÑO.
SI SOÑAMOS JUNTXS SE CONVIERTE EN REALIDAD.
SOÑEMOS UN MUNDO SIN OPRESIÓN NI FRONTERAS, COMÚN Y MULTICULTURAL.

Grupo de activistas en solidaridad y para la revolución social.
Şoreş

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada