dijous, 28 de juliol de 2016

Erdogan clausura 131 medios de comunicación de un plumazo

Continúa el golpe de estado del presidente islamista turco. Metódico, calculado, por fases, sin freno. Cualquier crítica contra la purga a la sociedad turca puede conllevar que Erdogan abra las fronteras a dos millones de personas refugiadas que se abran paso hacia Europa. El chantaje funciona. Y el silencio estalla en un abismo de indiferencia. Un alarido de silencios de París, de Londres, de Berlín, de Madrid, de los gobiernos cómplices por omisión. Los mismos que, ayer miraron a otro lado mientras morían decenas de kurdos en Qamishli. No eran europeos, sus vidas no valen. La lógica del eurocentrismo.

Y los medios de comunicación son turcos. Tampoco valen. Anoche se clausuraron 45 periódicos, 16 canales de televisión, 23 radios, tres agencias de noticias, 29 editoriales y 15 revistas. Se hizo por decreto, como actúan las dictaduras. Se incautaron todos sus bienes que fueron transferidos a la Hacienda de la República turca.

Con la medida también se expulsaron de las fuerzas armadas 684 militares que no habían tomado parte del golpe del 15 de juliol. Con todo ello son 50.000 los funcionarios purgados, 15.000 las personas detenidas y 8.000 en prisión preventiva. Como dijo el propio Erdogan, el golpe ha sido una "bendición de Dios". De su dios.

Golpe de estado de Turquía : Win Win de Erdogan (artículo del 16 de julio)

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada