diumenge, 20 d’agost de 2017

Entrevista con el Partîya Azadîya Kurdistanê: Queremos la independencia como solución, como en Cataluña



-          ¿Su partido es legal en Turquía?
Sí, es una formación legal. El nombre, Partido de la Libertad del Kurdistán, no ha sido aprobado por los tribunales. Nos obligaron a cambiarlo. Pero objetivamente el Kurdistán es una realidad y no vamos a cambiar el nombre. Respondimos a Turquía que sea ella la que cambie sus leyes que prohiben nombres de partidos. Por ello la situación continúa abierta hoy y el proceso legal no ha terminado. El gobierno turco tiene más miedo de la política legal, la que se enfrenta en los tribunales estatales o interancionales que la de los kurdos que resisten en las montañas. De hecho le van bién.

-          ¿En qué sentido?
Legitiman su respuesta violenta. Violencia genera violencia y Turquía se encuentra cómoda en un escenario violento. Es su terreno de juego y tiene todas las de ganar.

-          ¿Por eso nace el PAK?
La lucha armada daña al pueblo kurdo. Hay que difundir su cultura e identidad. En Rojava o en Rohjilat no hay otra vía que la armada pero creemos que la táctica en el Kurdistán turco ha de ser diferente. Hay otra vía.

-          ¿Cual es la diferencia?
Se ha visto recientemente. Hace tres años existía el llamado proceso de solución. Un diálogo entre el gobierno turco y el PKK. En dicho escenario el pueblo kurdo no paró de crecer en todos los sentidos, hubo una explosión cultural, organizativa y social. El gobierno turco lo vió y provocó la violencia. Con la ruptura del alto el fuego en junio de 2015 Turquía frenó esa efervescencia. Suprimió y suprime los ayuntamientos democráticos y recuperó las esferas de poder incluso las simbólicas. Por ello cuelgan ahora inmensas banderas turcas en los ayuntamientos que clausuran.

-          ¿Es por ello que nació el PAK?
Nustro partido nace en octubre de 2014, en esa fase de diálogo político. Durante 30 años ha existido una sola voz kurda de peso, el PKK, y vimos la necesidad de denunciar la situación colonial que sufre nuestro país.

-          Entonces creen que hacia falta otra voz.
Y no sólo una. Queríamos, queremos, pluralismo. El PAK se caracteriza por no estar ideologizado. Queremos la independencia como solución, no el confederalismo. Buscamos una solución similar a la que se demanda en Cataluña. No hay un problema de burguesía, hay un problema colonial, de ocupación militar y supresión política. Es un problema general y la solución ha de ser general: la independencia.

-          ¿Cual es la procedencia de sus militantes?
La mayor parte son personas que se implican por primera vez en un proyecto político, por lo que ampliamos el espectro del movimiento nacional kurdo. Sin embargo contamos con militantes de organizaciones ya disueltas por la represión turca: Ala Rizgari, DDKD, Tekosin, KUK, el PSK o Rizgari.

-          Y ello solo en el Kurdistán del norte.
No queremos organizarnos en otras partes del Kurdistán. Con respeto nos podemos ayudar los unos a los otros cuando hay problemas: somos hermanos. Cuando ganamos ganamos todos, cuando sufrimos compartimos el dolor. Por ello nos movilizamos en la frontera durante el asedio en Kobanê. Por ello hemos denunciado las ejecuciones, asesinatos, de kurdos en Irán.

-          ¿Y respecto a Basur? Se habla de un referèndum siempre postpuesto, en eso se parece a Cataluña.
Apoyamos la independencia de Basur. Sí que que ha pospuesto pero el motivo no es el mismo que en el caso catalán sino la amenaza del Estado Islámico en el sur del Kurdistán. Una amenaza muy viva.

-          Otra diferencia respecto a Cataluña es la falta de legitimidad del presidente.
Barzani argumenta que la situación es excepcional. Acabó su presidencia pero continua en el cargo por que el parlamento decidió que continuara mientras la guerra está a las puertas, sino dentro, del Kurdistán del sur.

-          ¿Y como analizan las diferencias en la oposición al PDK de Barzani?
Lo leemos en clave de influencias geopolíticas. De un sector más pro iraní y otro pro kurdo que no quiere interferencias, de divisiones entre Barham Salih y Mele Bachteyor. Inclusive hay la mano de Turquía.

-          Apoyan el proceso en Rojava.
Absolutamente. Lo vemos legítimo y hemos explicitado nuestro apoyo. En Rojava la lucha armada no puede cuestionarse, es una necesidad vital y la alternativa es la muerte a manos del Estado Islámico.

-          Finalmente, observamos en Oriente un proceso de islamización progresiva. Ello ha llevado a un ascenso del islamismo y a la islamización del propio estado turco, hasta hace poco laico. ¿Afecta también al Kurdistán?
En el Kurdistán no hay muchos islamistas, son pocos pero muy bien organizados. Hubo la triste experiencia de Hezbolah, usada por el propio estado turco y hoy Hüda-Par. La islamización de la sociedad es un hecho, pero no espontáneo. El gobierno del AKP  la ha promovido. La está promoviendo. Si una mujer busca trabajo con pañuelo en la cabeza tiene más posibilidades de conseguirlo. El velo la ayuda. El pueblo kurdo nunca ha aceptado el fundamentalismo. En el Kurdistán iraquí conviven seis religiones. Somos el único pueblo de la zona que jamás ha matado por religión.

0 comentaris:

Publica un comentari