dijous, 4 de juny de 2015

Crónica de KurdisCat desde Kobanê: la situación médica en el cantón

Hablamos con el Doctor Arif, uno de los cuatro médicos con que contaba Kobane durante el asedio de la ciudad. Arif nació en Kobane, estudió medicina en Argelia y en Tunez se especializó en radiología. Cuando comenzó la guerra en Siria se trasladó a Alepo durante un año. Cuando comenzó la guerra en Rojava se trasladó a la ciudad de Kobane. Conversamos en un sótano que hace las funciones de hospital militar, a la espera de que pronto se termine de construir uno nuevo. El Doctor Arif nos detalla la situación médica actual en Kobane, que es dura, debido al bloqueo turco de la frontera.


Actualmente en Kobane funciona esta pequeña instalación médica, más otra getionada desde Heyva Sor (Media Luna Kurda), otra instalación habilitada en containers y gestionada desde Médicos Sin Fronteras, y otra pequeña instalación privada. El personal médico está formado por una docena de médicos que rotan por todos estos centros. Al no existir en estos momentos ningún hospital público, el personal médico obtiene unos ingresos mínimos en la instalación privada, mientras que en las demás trabaja voluntariamente. Una buena parte del personal de enfermería se formó como voluntaria durante el asedio de Kobane. El personal médico tiene sus especialidades, pero debido a la ausencia de equipamiento difícilmente les esposible ejercer como especialistas. Faltan además médicos ortopedistas. No se trata sólo de atender a las YPG y YPJ heridas que llegan diariamente desde el frente, sino también de atender a una población difícil de calcular pero que seguramente supera los 100.000 habitantes. Es difícil diagnosticar porque no se cuenta con aparatos de rayos X ni equipo para realizar resonancias o scanners.  El laboratorio disponible sólo permite realizar análisis básicos. Hace un año que no se puede vacunar. En este sentido el Doctor Arif se muestra dramático, no así en cuanto a la existencia de medicinas, “vamos tirando”, dice al respecto, aunque no sobra de nada. Existen ONGs y otras organizaciones solidarias fuera de Rojava que están deseando donar equipamiento médico para Kobane, pero las autoridades turcas no les permiten entrarlo en territorio turco, ni aceptan abrir un corredor humanitario.

La moral del  personal del hospital militar es alta, y el Doctor Arif se muestra convencido de que el pueblo de Rojava está luchando por el mundo entero.

@annafrank4

0 comentaris:

Publica un comentari