dijous, 2 de juny de 2016

Alemania desafía a Turquía al reconocer el genocidio armenio

La situación empeora día a día para Erdogan


La semana pasada sus atláteres en el norte de Siria eran vapuleados en Azaz quedándo atrapados en dos sectores incomunicados (Azaz y Marea).

Ayer sus demonizadas milicias kurdas de Siria (YPG, YPJ) hacían caso omiso de su "línea roja": cruzar el Éufrates. No sólo lo cruzaban en la, hasta ahora, probablemente mejor operación militar de la guerra civil siria sino que cogían por sorpresa a sus protegidos del Estado Islámico. Y, para colmo, lo hacían con ayuda de militares de los Estados Unidos que proporcionaron la tecnología vehículo lanzapuentes blindado o, en inglés, AV-LB e incluso cruzaron con l@s milician@s. Erdogan había advertido a Washington que intervendría militarmente en Siria si las YPG/YPJ atacaban Manbij o Jarablus, en poder del Estado Islámico. Hoy las banderas triangulares kurdas están a tan solo 10 km de Manbij que es bombardeada por aviones de los EUA.

Múltiples frentes


A ello se ha unido la acusación de que Erdogan falseó su diploma universitario en Marmara. En un país dónde una miss Turquía acaba de ser condenada a 14 meses de prisión por compartir en las redes sociales una broma sobre el megalómano dirigente turco, una acusación así puede conllevar altas penas de prisión. Por lo que probablemente esté fundamentada: en los archivos de Marmara Erdogan no tiene ningún título, se lo inventó.

          Un grupo de armenios celebra la resolución del Parlamento alemán con un "Danke" (Gracias)

Alemania y Turquía entran en un conflicto inesperado

Pero el golpe más duro lo ha recibido hoy. Tras un siglo negándo el genocidio de cristianos armenios. Prodigándo, a la par, castigos para los que lo afirmaban (inclusive la muerte) y regalos para los que lo negaban. Hoy el parlamento alemán ha dado un golpe de gracia a las mentiras turcas.  El Bundestag (Cámara Baja alemana) ha aprobado una resolución que reconoce expresamente como genocidio la persecución, deportación y masacre de hasta 1,5 millones de armenios por parte del Imperio otomano.
Turquía se niega a considerar estos hechos, ocurridos hace ahora un siglo, como un exterminio organizado. Ayer miles de inmigrantes turcos en Alemania se manifestaron en Berlín amenazándo con una grave crisis si se aprobaba la resolución. Concretamente llamaron "envenenar el clima social" en ese país, donde residen alrededor de tres millones de turcos.

La resolución del Bundestag utiliza el término “genocidio” tanto en el titular como en el texto, y también reconoce parte de la culpabilidad de esos acontecimientos históricos por parte de los alemanes (aliados otomanos en aquel momento) por no hacer nada para frenar la masacre.

Erdogan ha telefóneado a Merkel, casi su único apoyo europeo fiable, para evitar la resolución pero la dirigente germana, que ha llegado a violar la libertad de expresión en su país para satisfacer e Erdogan, no ha podido con todo el parlamento. Hace unos momentos el embajador alemán en Ankara, Martin Erdmann, ha sido convocado al Ministerio de Asuntos Exteriores turco, después de conocerse el resultado de la votación en Berlin, informa el canal de televisión turco NTV.

0 comentaris:

Publica un comentari