dijous, 2 de febrer de 2017

Irán condena a diversos kurdos a muerte o altas penas de prisión

El tribunal revolucionario islámico persa ha condenado a seis civiles a altas penas. Se trata de:

– Hedayat Abdullahpour : sentencia de muerte
– Rassoul Azizi : 25 años de prisión
– Mohamad Zaher Faramarzi : 20 años de prisión
– Jalal Marsoei : 15 años de prisión
– Kamal Marsoei: 10 años y un día de prisión
– Yaghoub Bakram : 15 años y un día de prisión

Todos ellos son habitantes del pequeño pueblo de Ghoreh Sagh, en Rojhilat (Kurdistán Este). Han sido condenados por el absurdo crímen de "moharebeh" que el demente régimen teocrático considera "enemistad con dios". Año 2017 y en Irán aún se condena a muerte por enemistad con dios. Ante el terrible silencio del mundo occidental e incluso la complicidad de parte de la izquierda que aplaude los crímenes iraníes en Siria o Yemen. Una izquierda que levanta la voz, con razón, sobre idénticos crímenes practicados por el también demente régimen de Arabia Saudita. Y calla frente a los mismos hechos cuando es Irán el que los comete.

Los seis civiles kurdos fueron detenidos el 19 de junio de 2016 y sometidos a torturas durante 45 días. Según el tribunal revolucionario los seis ciudadanos facilitaron alimentos al ser requeridos por una columna de peshmerga del Partido Democrático del Kurdistán de Irán (PDKI).


0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada